MOMMY LIFE

Para las Verdaderas Mamás Coraje!

May 8, 2016

Este fin de semana no fue para mi el mejor. Habíamos planeado una celebración de 2 días por el Día de la Madre. Salir el sábado a almorzar con mi súper mamá y mi esposo, algo rico muy rico y sin presiones, como para tomarnos unos buenos chilcanos y comer postres hasta reventar. Todo ese sueño adulto ocurriría mientras Noah hacia su siesta bajo el cuidado de nuestra adorada Jovi, para la que también habíamos organizado una pequeña sorpresa. Sin embargo, la pobre se enfermó! No pudo venir y todo se derrumbó. Entonces cancelamos los planes de celebración del día sábado.

Alegremente miraba el domingo como el gran día, quería celebrarlo durmiendo un poco más de lo normal -hasta las 9.00am- y pidiendo algo para comer juntos en casa. Sin embargo, mi esposo se enfermó y se enfermó mal muy mal!!! Es que desde hace 3 semanas venimos jugando al hospital en casa, ojalá nos deje pronto esa mala racha.

Entonces ya me ven a mi “la madre” yendo a comprar nuestra propia comida y postres con mi loco ayudante Noah derrumbando todo a su paso y, como si fuera poco, sellando la tarde correteándolo con mi mami por el malecón unas 3 horas. Seguidas de una épica pataleta porque no quería regresar a casa.

Ese domingo sentí como nunca antes la ausencia de mi esposo y automáticamente pensé “yo estaba esperando ser engreída, tirarme a dormir, tal vez ver algo de tele. Pero lo que logré fue cansarme, ensuciarme y preguntarme por qué -a veces- es tan difícil ser su mamá?” Noah es un dulce, él es simplemente delicioso -yo muero por él- pero está en una etapa en la que busca retarme, en la que quiere hacer lo que quiere y cuando quiere y si no es así rompe en llanto desconsolado. Entonces es ahí cuando yo también quisiera llorar, quisiera encerrarme en el baño, ponerme audífonos y no escucharlo más. Lo pienso, lo pienso y no lo hago. Rezo, si rezo!!! A esos extremos he llegado en esos momentos, imploro por paciencia, lo abrazo y le explico 1600 veces las razones por las que debe hacer tal o cual cosa.

Mi esposo, cuando está cerca, siempre trata de ayudarme y me agradece de cualquier manera. Y aunque solo sean palabras, besos o abrazos eso me hace sentir mejor, me hace sentir que él está conmigo y que lo estoy haciendo tan bien como puedo, que mi intencion siempre será ser una buena -aunque imperfecta- mamá.

Entonces dejo de quejarme, me amarro la lengua y pienso en todas esas madres solteras que crían solas a sus hijos, esas madres que crían incluso hijos de un hombre que las violó, aquellas que no tienen quien les agradezca por su dedicación y por ese amor infinito.

A todas esas mamás les dedico este post, para decirles que yo sin conocer todas sus caras las admiro y reconozco su gran valor. Dios las proteja siempre dándoles mucha salud para seguir cuidando de sus repollos como solo ustedes lo saben hacer.

Feliz Día de la Madre a Todas esas Mamás Coraje!!!

En especial a esas grandes amigas que después de leer este post sabrán quienes son…

You Might Also Like