MOMMY LIFE

MI NUEVO CUERPO

October 30, 2015

Durante los primeros 6 meses de embarazo mi organismo toleraba poquísimas cosas: pollo a la plancha con arroz, pollo a la plancha con arroz y pollo a la plancha con arroz. Es cierto y no exagero, muchas personas me decían “no es para tanto, no puedo creerlo, seguro estás pensando mucho en eso de las nauseas, debes relajarte, toma kion con limón”. De ninguna manera podía estar exagerando, nunca me había sentido tan mal por tanto tiempo ni había estado internada en la clínica por no retener comida.

Como ya imaginarán, subí de peso exactamente lo que el doctor recomendó -10 kilos- ni un gramo más ni uno menos. Entonces pensé “será fácil recuperarme! nunca he sido una Barbie, pero volveré a mi antiguo cuerpo”…iluso pensamiento! Salió un saludable Noah y perdí 6 kilos rapidísimo, después seguí comiendo sano, incluso tuve una dieta sin lácteos (no postres, no pizzas ni otras delicias), hice durante un tiempo zumba y adivinen qué?…no baje ni un gramo! Por supuesto, como toda madre, cuando embobada miro a mi hijo digo “no me interesan estos 4 horrorosos kilos ni tampoco mi sexy smiley -queloide &$@*- cicatriz de la cesárea , por él absolutamente todo lo vale”. Sin embargo, para ser totalmente honesta, una parte de mi se siente frustrada.  Acaso no existe una dieta no criminal o una rutina corta que pueda hacer en casa que haga desaparecer al menos un par de kilos de este cuerpo entristecido?

Si alguna venció este gran reto no dude en compartirlo conmigo.

Abrazos de una Mommy in Vogue en desesperación,

Diapositiva1

 

You Might Also Like