MOMMY LIFE

LAS AMIGAS QUE NUNCA DEBES PERDER

October 8, 2015

Cuando sales embarazada tienes claro que muchos cambios se avecinan en tu vida. Sin embargo, jamás te imaginas lo fuertes que estos son, hasta que los tienes en frente -literalmente en frente con 3.5 k, 50 cm y 20 deditos-

Uno de esos grandes cambios es el tema social. Seguro muchas han experimentado unirse o mantener más el contacto con aquellas amigas que están embarazadas o tienen hijos; y esto, además de útil, es súper reconfortante. Sabes que otras mujeres pasaron por las mismas cosas y están ahí para escucharte y comprenderte en esos momentos donde sientes que a pesar de todo ese amor incondicional por tu bebé, estás a punto de desfallecer y cuestionarte si eres una buena madre.

Con estas amigas las conversaciones casi siempre giran en torno a los hijos y, es cierto! Las madres podemos pasar horas hablando de las nuevas cosas que aprendieron, de sus sonrisas, de las malas noches e incluso del color de sus cacas (suena asqueroso, pero las mamás saben que esto es real). Sin embargo, me atrevo a decir que es absolutamente necesario hacer un break y conversar con esas amigas sin hijos que nos recuerdan nuestro “yo” en el pasado; esas amigas que aún pueden ser espontáneas, aquellas que pueden comprar en este momento un ticket aéreo y volar con pocas cosas en una maleta, aquellas que aún pueden tomar Jäger sin remordimiento de conciencia y sobretodo aquellas que aún entran en esos vestidos que definitivamente, tú ya no. En lo particular, amo hablar con ellas; aunque debo confesar que al inicio me sentí excluida cuando ya no me avisaban para salir: obvio! qué estaba pensando? quién tomaría en cuenta para juerguear a una tremenda panzona o a una recién parturienta? Pocos meses pasaron, las hormonas se reacomodaron y comprendí que el “no salir siempre con ellas” no me hace menos amiga, porque igual que antes, ellas están ahí para mi, “listas y a la orden”. Hablar con ellas a diario, aunque sea un rato, me recuerda que también soy buena hablando de otras cosas que no sean mi extractor de leche materna, porque aún sufro si ellas tienen un problema, porque aún me rio a carcajadas con sus locas decisiones, porque aún en mis días más caóticos las extraño si no recibo sus whatsapps, porque espero ansiosa el día que ellas me digan que también serán mamás (ahí si, no sé cómo recuperaremos esas divertidas conversaciones del pasado). 

Tu vida puede cambiar con la maternidad, pero el amor por esas buenas amigas nunca jamás.

Abrazos a todas las Mommies in Vogue!

Diapositiva1

You Might Also Like